Los calcetines de montaña
por Amalur | 23 Marzo, 2019

CALCETINES

También son importantes

¿Sabías que en promedio una persona realiza 2000 pasos para caminar una milla, es decir, 1.61km ? Esta cifra puede aumentar según el tipo de terreno que recorras así que la elección de un buen calcetín no es cualquier tontería, son una parte fundamental a la hora de practicar esta actividad y lo digo también por experiencia personal; no elegí calcetines adecuados en su momento para realizar otro tipo de actividades deportivas y lo que conseguí es un hermoso hongo entre los dedos de mi pie derecho que me tuvo parada mes y medio; lo digo en serio, un período de tiempo que me resultó muy largo y teniendo en cuenta que me ocurrió en verano, cuando más actividades al aire libre realizamos, y a las que yo no podía acudir por motivos obvios; cuando me curé ya no quedaba mucho tiempo de esta bonita estación por lo que me estropeó en parte el bonito verano que pensaba disfrutar; los hongos en sí no son graves, e influyen otros aspectos como un exceso de sudoración o tener defensas bajas para que se manifiesten, pero sí son muy lentos y latosos en curar así que mi consejo es que no dejéis la decisión de elegir unos buenos calcetines al azar.

Fíjate en las distintas partes de un calcetín

Haremos un resumen de las partes más importantes en cuanto a cómo deben ser. La puntera, antepié y talón:

Son las zonas que deben amortiguar el impacto que reciben como por ejemplo en las bajadas pues soportan el peso del cuerpo; es por ello que necesitan estar acolchadas y reforzadas por lo que debes notar que esta parte del calcetín sea más densa. Además el talón es aconsejable que no tenga costuras e imperfecciones.

El empeine y arco plantar:

Deben ajustar bien al pie por lo que muchos tienen una banda elástica en esta zona y no está de más que esa franja sea en forma de surco para crear canales de aireación.

Tobillo:

Tiene que tener los laterales y la parte trasera del mismo reforzados con una zona ligeramente acolchada, y en la parte de delante es conveniente también que ajuste para evitar que se deslice.

Pernera y Caña:

La pernera, zona que protege la parte superior de la tibia y el tobillo, deberá tener la medida adecuada al calzado que vayamos a llevar. Yo personalmente siempre utilizo calcetines que superan el alto de la bota para evitar contacto directo entre el material de ella con la piel y evitar rozaduras aunque los vayas a utilizar con zapatilla de trekking, así las piernas están siempre protegidas de arañazos y posibles picotazos cuando se pase por una zona de matorral bajo.

Y en cuanto al material…

En cuanto a este aspecto, siento llevar la contraria. El material que en su mayor caso se utiliza es el nylon o poliéster, en mayor o menor porcentaje, pero considero que no es el más adecuado, de hecho el hongo que os mencionaba antes, ‘afloró’ utilizando este material. Hoy en día parece ser el utilizado por excelencia para practicar cualquier actividad deportiva y no es así; creo que es una equivocación. Los dos condicionantes para la aparición de estas infecciones es el calor y la humedad. Este ambiente es en el que mejor se desarrollan estos microorganismos por lo que es claro que lo que hay que evitar es permanecer con el pie húmedo. Los materiales naturales como el algodón absorben muy bien el exceso de sudoración y es completamente transpirable por lo que se evita que el pie permanezca húmedo y con calor, en cambio un material sintético lo único que hace es repeler la humedad, no absorbe y además es poco transpirable con lo que aumenta el calor en la zona y además hace que cada vez se genere más humedad al no transpirar por lo que se convierte en un círculo vicioso. Como siempre lo ideal no es tener el 100% de cada material si no una combinación de ambos pero siempre con más alto contenido en algodón que de fibra sintética para evitar esa sensación de estar mojado a la vez que la prenda adquiere una elasticidad beneficiosa que hace que se ajuste a la anatomía de cada pie, evitando que el calcetín se deslice. Por un lado el algodón absorbe y transpira y la fibra da otro empujón, mantiene el sudor fuera del contacto directo con la piel porque la evapora. Y por último un único apunte, calcetín para invierno y verano. Para el calcetín de verano es aconsejable que la proporción de fibras sintética sea algo mayor que la fibra natural y en invierno lo contrario. Espero que este artículo os haya servido para aprender, convencer y valorar que elegir un buen calcetín es una parte muy importante para practicar esta actividad de forma adecuada y que muchas veces obviamos.